No me importa tanto lo que soy para los demás como me importa lo que soy para mí. Michel de Montaigne”

¿Alguna vez has querido usar tu jsk favorito para ir a la escuela o al trabajo? ¿Quieres usar más tus prendas lolitas pero la comunidad de tu localidad es escasa o simplemente no tienes amigos que compartan tus gustos en moda?

Para muchas lolitas las tea party constituyen en , su única oportunidad de usar aquella falda, blusa o zapatos que tanto les gusta, muchas incluso organizan salidas casuales al cine, a comer, quizás a un café para disfrutar de la moda que aman con tranquilidad.

En la sociedad actual aún es difícil vestir diferente sin levantar miradas de asombro, reproche e incluso comentarios fuera de lugar por lo que la mayoría de las lolitas busca lugares y momentos seguros para sacar sus cords.

Incluso dentro de nuestros círculos de amigos, familiares e incluso laborales preferimos mantener en una especie de secreto aquello que nos gusta usar, sin embargo, a veces queremos tener esa libertad de mostrarnos tal y como somos, con lo que nos gusta usar y nos hace sentir bien ¿Qué podemos hacer? ¿De qué forma podemos evitar las críticas y comentarios mal intencionados?

La verdad es que no existe una fórmula mágica que nos otorgue esa confianza o que haga callar a la gente, pero he aquí algunos consejos que por experiencia propia y de algunas de mis amigas lolitas, pueden ayudarte a sentirte orgullosa de usar lo que te gusta.

1.- Empieza en pequeño: Lo importante es que te sientas cómoda, así que puedes empezar por un look casual y que te agrade para que te sientas segura. Sal a algún lado cerca de tu casa o donde te sientas más a gusto incluso puedes acompañarte de amigas que no usen la moda.

2.-Educa a las personas en tu círculo: No se trata de ir como predicadoras por la calle dando información a diestra y siniestra del origen de la moda, lo que significa o lo que representa para ti. Se trata de armarte de paciencia y responder a las preguntas que generalmente escuchamos “¿Por qué te vistes así?” “¿Qué significa?” créelo o no la mayoría de las personas a las que hemos respondido ampliamente a sus preguntas comienzan a mirar la moda con otros ojos, lo que obviamente te facilitara usarla más abiertamente.

3.- Aprovecha las oportunidades: La clave aquí es ver el vaso medio lleno, si bien puede ser que por el clima del lugar en el que vives, tu tipo de trabajo o por lo amplio de tu guardarropa no siempre podemos usar el lolita tanto como quisiéramos, pero existen formas, quizás una fecha especial (en mi caso por ejemplo, que soy maestra, aprovecho el día del niño, navidad e incluso día de muertos para usar la ropa que me gusta), una convención en tu ciudad, etc.

4.-No limites el lolita a salidas especiales: Esta moda es muy versátil, si sabes aprovecharla podrás usarla en el trabajo (aunque sea solo algunos accesorios), si tú te sientes confiada incluso puedes ir al supermercado o a la playa, pasear con tu familia, y, si así lo deseas, también dentro de tu hogar por el simple hecho de que tienes ganas de usar lolita.

Sabemos que la sociedad tiene mucho camino por recorrer en cuestión de aceptación y tolerancia, pero está en nosotros comenzar a generar un cambio, a mostrar que el usar

“ropa de muñeca” no significa que seamos inmaduras o irresponsables, somos profesionistas comprometidas, estudiantes, hermanas, madres, hijas y amigas valiosas más allá de nuestros fabulosos vestidos.

Quiero agradecer a todas mis bellas modelos de este artículo, quise usar fotos de lolitas que conozco, son la más clara evidencia de que esto es posible. “Muchas gracias: Ichigo Hime, Yareni Villareal, Marlenne Álvarez y Coral Campos, sin su apoyo este artículo no hubiera sido posible.

“El orgullo levanta la cabeza cuando todos a tu alrededor tienen la suya inclinada. El coraje es lo que te hace hacerlo”. – Bryce Courtenay

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here